Marmol



   El marmoleado, aunque nos permite siempre resultados aleatorios, ocasionales, no es una técnica sencilla de realizar en el jabón. Se consiguen los mejores efectos con una buena elección de colores, aquellos que más fielmente reproduzcan la piedra natural y… mucha paciencia. Es fácil que tengamos que hacer varios intentos variando el vertido, el espesor de la traza, el color, etc. antes de conseguir un resultado que refleje la idea que tenemos en la imaginación.

   Este “mármol” está compuesto por aceites de Coco, Palma, Macadamia, Arroz y Manteca de Karité. Si bien su imagen puede resultar un poco impactante, el alto porcentaje de Macadamia y Arroz hacen de él un jabón suave, delicado, indicado para uso facial en cualquier tipo de piel; contiene también a.a.e.e. de Lima, Pomelo y Arbol de té.


   Mientras cortaba las pastillas no he podido dejar de pensar en una compañera de afición, en los buenos ratos que nos hace pasar con sus anécdotas y chascarrillos… Un saludo desde aquí Teresa y, ya sabes… “Pa mi niño marmo”

Relax



   Realizar un producto natural, dar rienda suelta a la creatividad, avanzar... siempre avanzar. Todo esto ya lo he contado alguna vez, es lo que nos empuja a hacer una barra tras otra de jabón; pero hay algo que aún no he confesado: hacer jabón nos relaja.
  
   Son esos días en que solo buscamos calmarnos, aislarnos en ese espacio lleno de aceites, espátulas, colorantes; olvidar todo lo que nos preocupa y... hacer un jabón.

   Este es uno de esos jabones, simple, destinado a la ducha, sin técnicas ni colores que lo compliquen y, sí, conseguí relajarme.


   Contiene aceites de: Oliva, Coco, Palma, Pepita de Uva y Mantecas de Cerdo y de Cacao. 

   La fragancia Marsella me ayudó en mi empeño, es fácil de manejar y no acelera el proceso... pude estar tranquila hasta el final!

Calculadora para cremas

   Se que muchas de las personas que visitan este blog se dedican también a la elaboración de cremas y, por eso, la entrada de hoy es un poco diferente... ¡por un día nos olvidamos de los jabones!

   Cuando realizamos una crema tenemos que hacer antes un montón de "números", ajustar y restar porcentajes..., con el riesgo de error y trabajo que ello supone.

   Quiero compartir con todos una nueva calculadora, espero que sirva de ayuda y, cuando menos, un ahorro de tiempo.



   Una vez descargada, su funcionamiento es muy sencillo:
       - Introducir el porcentaje de fase oleosa deseado
       - Elegir emulsionantes
       - Añadir el porcentaje de cada aceite; si excede lo apropiado... reescala estas cifras automáticamente
       - Introducir el antioxidante a utilizar
       - Elegir conservantes
       - Indicar la cantidad de a.a.e.e. previstos en la fórmula
       - Añadir el porcentaje de cada aditivo que queramos utilizar. Si estos porcentajes exceden de lo recomendado... debemos reescalarlos a un porcentaje total inferior
       - Solo queda indicar la cantidad de crema que se desea elaborar
       - Pulsar el botón "Reescalar para impresión"


       Ahora es el momento de poner nombre a nuestra crema, añadir cualquier comentario que queramos guardar con la receta e imprimir o guardar.

       El formato es una plantilla de excel y, por tanto, al guardarlo requerirá un nombre nuevo para el archivo. Es el medio para conservar la plantilla en blanco, y poder partir siempre de una base "limpia" sin necesidad de borrar datos anteriores.

       NOTA: Parece que Google Chrome no facilita la descarga desde mi Dropbox, con Mozilla es directa.




    Mango




       Los primeros textos que hacen referencia al árbol de mango datan de hace 6000 años, están escritos en sánscrito y fueron encontrados en India. Allí continúa siendo un árbol sagrado al que se le atribuyen propiedades mágicas;  su madera se utiliza en piras funerarias… y sus hojas simbolizan fertilidad en las bodas.

       De la semilla del fruto del mango se obtiene una de las, para nosotros, mantecas exóticas: la Manteca de Mango.
       De rápida absorción, hidrata, protege, regenera la piel (de ahí su utilización en tratamientos contra arrugas y estrías), reduce la degeneración celular, restablece la flexibilidad, protege de la radiación UV, suaviza, alivia el picor… En definitiva, es una gran aliada ante cualquier problema, su carácter “no graso” y su fácil absorción hacen que la Manteca de Mango resulte apropiada para cualquier tipo de piel.

       La combinación “Manteca de Mango – Manteca de Karité – Aceite de Rosa Mosqueta” es la responsable del “carácter” del jabón de hoy. Está pensado para uso facial, apropiado para pieles entre 25-35 años; cutis que aún mantienen frescura y que, por tanto, precisan más de un producto que resulte tratante, promoviendo  el equilibrio de su piel, que de uno intensamente anti-arrugas.

       El resto de la fórmula contiene: Manteca de Cacao y aceites de Oliva, Coco y Palma.

       Los a.a.e.e. de Lavanda, Petitgrain e Ylang Ylang, le aportan un aroma suave y delicioso, ideal para uso facial.

    Por capítulos... II



       Mientras escribía la primera parte de "por capítulos...", pensaba en el parecido del título con aquellas telenovelas televisadas de cuando yo era aún muy joven. No ha sido intencionado pero, al igual que aquellas, estos capítulos también terminan en boda!

       Espero que me disculpéis por la mala calidad de la imagen, no suelo fotografiar los jabones de celebraciones pero, me di cuenta que había mostrado los daditos cortados y pensé que debía enseñar el trabajo terminado. Además esta es una boda preparada "para casa", así que, cuando estaban ya listos para meter dentro de las cajas con su tarjetón correspondiente... me acordé y robé esta foto.

       La historia de estos jabones termina, para mi, aquí... para los novios se abre un nuevo capítulo, les deseo muchísima suerte!!
     

    Por capítulos...

       Para realizar un jabón con inclusiones necesitamos siempre tener de antemano el jabón que queremos incluir... Es por tanto un proceso un poco más largo: hacemos el primer jabón, lo dejamos secar; cortamos en forma de dados, espirales, tiras o cualquier forma que se nos ocurra y, una vez preparado ¡ya podemos realizar la barra de jabón definitiva!
       Por supuesto este jabón final deberá pasar, también, por su correspondiente corte y curado.

       Hay ocasiones en que al cortar el jabón en dados o tiras, debido al tiempo que lo hemos dejado curar o a la propia fórmula (como en este caso) que hemos utilizado, el resultado no es el más "limpio" para un buen efecto.

       Lógicamente... no podemos pulir trocito a trocito estos dados, pero sí es posible hacerles "una buena limpieza" que los dejará listos para seguir trabajando.


       Estas son fotos de parte de los dados que he cortado hoy


















       Después de ponerlos sobre una toalla, pulverizar con alcohol y frotar suavemente doblando dicha toalla... el resultado es mucho mejor



       Si su aspecto no nos satisface a la primera, solo es necesario sacudir bien la toalla y repetir el proceso.

       Ahora ya están listos para ser incluidos directamente en el jabón, o para "rebozarlos" previamente en cacao, carbón, mica, caolín..., dependiendo del efecto que queramos lograr.

       El trabajo no está terminado, pero sí tenemos preparada una parte importante de nuestro jabón.

     Continuará...!