Mango




   Los primeros textos que hacen referencia al árbol de mango datan de hace 6000 años, están escritos en sánscrito y fueron encontrados en India. Allí continúa siendo un árbol sagrado al que se le atribuyen propiedades mágicas;  su madera se utiliza en piras funerarias… y sus hojas simbolizan fertilidad en las bodas.

   De la semilla del fruto del mango se obtiene una de las, para nosotros, mantecas exóticas: la Manteca de Mango.
   De rápida absorción, hidrata, protege, regenera la piel (de ahí su utilización en tratamientos contra arrugas y estrías), reduce la degeneración celular, restablece la flexibilidad, protege de la radiación UV, suaviza, alivia el picor… En definitiva, es una gran aliada ante cualquier problema, su carácter “no graso” y su fácil absorción hacen que la Manteca de Mango resulte apropiada para cualquier tipo de piel.

   La combinación “Manteca de Mango – Manteca de Karité – Aceite de Rosa Mosqueta” es la responsable del “carácter” del jabón de hoy. Está pensado para uso facial, apropiado para pieles entre 25-35 años; cutis que aún mantienen frescura y que, por tanto, precisan más de un producto que resulte tratante, promoviendo  el equilibrio de su piel, que de uno intensamente anti-arrugas.

   El resto de la fórmula contiene: Manteca de Cacao y aceites de Oliva, Coco y Palma.

   Los a.a.e.e. de Lavanda, Petitgrain e Ylang Ylang, le aportan un aroma suave y delicioso, ideal para uso facial.

Por capítulos... II



   Mientras escribía la primera parte de "por capítulos...", pensaba en el parecido del título con aquellas telenovelas televisadas de cuando yo era aún muy joven. No ha sido intencionado pero, al igual que aquellas, estos capítulos también terminan en boda!

   Espero que me disculpéis por la mala calidad de la imagen, no suelo fotografiar los jabones de celebraciones pero, me di cuenta que había mostrado los daditos cortados y pensé que debía enseñar el trabajo terminado. Además esta es una boda preparada "para casa", así que, cuando estaban ya listos para meter dentro de las cajas con su tarjetón correspondiente... me acordé y robé esta foto.

   La historia de estos jabones termina, para mi, aquí... para los novios se abre un nuevo capítulo, les deseo muchísima suerte!!
 

Por capítulos...

   Para realizar un jabón con inclusiones necesitamos siempre tener de antemano el jabón que queremos incluir... Es por tanto un proceso un poco más largo: hacemos el primer jabón, lo dejamos secar; cortamos en forma de dados, espirales, tiras o cualquier forma que se nos ocurra y, una vez preparado ¡ya podemos realizar la barra de jabón definitiva!
   Por supuesto este jabón final deberá pasar, también, por su correspondiente corte y curado.

   Hay ocasiones en que al cortar el jabón en dados o tiras, debido al tiempo que lo hemos dejado curar o a la propia fórmula (como en este caso) que hemos utilizado, el resultado no es el más "limpio" para un buen efecto.

   Lógicamente... no podemos pulir trocito a trocito estos dados, pero sí es posible hacerles "una buena limpieza" que los dejará listos para seguir trabajando.


   Estas son fotos de parte de los dados que he cortado hoy


















   Después de ponerlos sobre una toalla, pulverizar con alcohol y frotar suavemente doblando dicha toalla... el resultado es mucho mejor



   Si su aspecto no nos satisface a la primera, solo es necesario sacudir bien la toalla y repetir el proceso.

   Ahora ya están listos para ser incluidos directamente en el jabón, o para "rebozarlos" previamente en cacao, carbón, mica, caolín..., dependiendo del efecto que queramos lograr.

   El trabajo no está terminado, pero sí tenemos preparada una parte importante de nuestro jabón.

 Continuará...!

Fresas presumidas



   En cosmética la fresa es cada vez más utilizada como antioxidante, drenante y, sobre todo, en tratamientos anti-acné. Resulta astringente, ayuda a eliminar manchas dejando la piel más igualada (con aspecto más suave) y favorece la eliminación de células muertas en la piel.

   Lo reconozco, tienen muchas virtudes pero… también son un poco presumidas!  En cuanto se han enterado que van “de feria” han sacado los abalorios y aquí están, listas para lucir.

   El 31 de Mayo estaremos en Zorroza, pero no solos… Más de 20 jaboneros nos encontraremos allí para hacer los honores a esa zona de Bizkaia tan unida a la fabricación de jabón. Habrá pasacalles, talleres de jabón, espectáculos de pompas gigantes, música en vivo en los bares y vales de compra en los establecimientos asociados; va a ser un día divertido, un plan diferente para todos los que os animéis a pasar por allí.


   Nos encontraréis de 11 de la mañana a 8 de la tarde ¡os esperamos!


Japón


   Tengo alma de viajera aunque, lo reconozco, con los años me voy haciendo más turista que otra cosa.

   El paso del tiempo suele ser la causa de que dejemos de considerar necesarias muchas cosas materiales pero ¡ay!, otras se nos empiezan a presentar como totalmente imprescindibles. Buenos colchones en los que descansar, baños impecables y… tampoco consideramos el “bocata” como una opción habitual (¿será porque la dentadura ya no es la que era?)

   Aún en ocasiones sale esa vena viajera y nos decimos: ¡total ya que estamos aquí…!

   Eso es lo que ha debido de ocurrirme esta vez y, aprovechando que ya estaba en China, he decidido saltar hasta Japón.

   He disfrutado mucho del viaje, desde el cálculo inicial de la fórmula hasta el momento de sellarlo; aceites de Coco, Palma, Macadamia, Arroz y Manteca de Karité son los responsables de un jabón muy suave e hidratante. Prescindir del aceite de oliva me ha permitido mantenerlo con un índice de iodo muy bajo (50) a la vez que elevaba considerablemente su acondicionado.

   Los a.a.e.e. de Lavanda, Árbol de Té y Clavo “hacen piña” para dejar un aroma, desde mi punto de vista, delicioso.


   Soy consciente de que ver las fotos de un viaje no es lo mismo que hacerlo... pero es lo que queda después de la aventura!

China


Hacer jabón es para la mayoría de nosotros, los jaboneros, una auténtica afición.

   Ese es el motivo de que siempre estemos buscando ingredientes nuevos y combinaciones de aceites diferentes, por diversión. Repetir siempre las mismas fórmulas sería muy aburrido… y no nos llevaría a avanzar (también a veces hemos de volver atrás no crea que no!)

   La otra premisa para disfrutar plenamente de este auténtico vicio, es hacer siempre aquello que apetece. No les voy a engañar, no nos suele gustar hacer los mismos diseños una y otra vez; “jabonear” tiene mucho de creativo y, como tal, queremos dar rienda suelta a nuestra imaginación y, tal vez también, a nuestro estado de ánimo.

   Estos son los motivos por los que hoy está aquí este jabón. Pasé mucho tiempo preparando el curso de jabón y… quedé saturada de colores, formas variadas y técnicas diferentes. Desde entonces he preparado multitud de jabones lisos, con plantas, de diseño sencillo pero, poco a poco vuelve el deseo por los tonos suaves y poco contrastados. 

   En cuanto a la fórmula… ¡totalmente nueva!, sin aceite de Oliva ni Palma. Contiene Manteca de Karité, Acido esteárico y aceites de Aguacate, Coco, Cacahuete y Ricino.

El resultado es un jabón de ducha de burbuja grande y muy suavizante.

   En el aroma no hay cambios, una combinación que resulta fresca y ligera: A.a.e.e. de Lavanda, Romero y Melisa, llevaba tiempo sin ponerla y es una de mis favoritas.

   Navegando por internet, siempre a la búsqueda de nuevas paletas de color, encontré una foto que me gustó y… el resultado es este jabón.