Rosa Mosqueta



Nos ocurre en el vida… ¡y en el jabón también!

   A veces conocemos a alguien inteligente, simpático, con un corazón maravilloso… y además guapo; sin embargo, ese “algo” especial capaz de hacernos caer rendidos no aparece, ¡qué le vamos a hacer!

  Una relación similar ha sido, hasta ahora, la que he mantenido con el Aceite de Rosa Mosqueta. Conocía sus excelentes características (aquí puede consultarlas) pero en mi corazón, ocupado por los aceites de Argán y Macadamia, parecía no encontrar hueco.
¡Hasta ahora!

   Cuando pensé en el jabón apropiado para el módulo de “La percha” del  Curso de Jabón, di vueltas a la idea de que siempre utilizaba el Aceite de Rosa Mosqueta acompañado, la mayoría de las veces por Aceite de Argán, ¿podía estar eclipsando su encanto?
 
   El resultado me dice que sí, esta vez ha conseguido encandilarme con una fórmula muy sencilla: aceites de Oliva, Coco, Palma, Rosa Mosqueta y Manteca de Cacao.
Ha favorecido una buena gelificación; tiene espuma grande y bonita textura a las que acompañan aceites esenciales de Bergamota, Azahar y Ylang-Ylang. 

   

1 comentario:

Txatxa Txa dijo...

que bien hueleeeee y que bonito
besos

Publicar un comentario